James Bond, de la peor a la mejor novela

Ranking de la saga del espía más famoso del mundo

Novelas de Ian Fleming

Un ranking de las 12 novelas y los 2 recopilatorios que recogen la historia del personaje y el grueso de la obra de Ian Fleming.

14. Diamantes para la eternidad

Diamantes para la eternidad
Diamantes para la eternidad

Se podría decir que la novela es una sucesión de enlaces entre gángsters que obligan a James Bond a viajar por América mientras intenta escalar a través de la montaña del grupo de contrabando de diamantes. Además, durante una gran tramo de su viaje, Bond se muestra reticente sobre esta misión argumentando que no es para él, algo que le aburre y que quiere acabar lo antes posible para volver a sus clásicos trabajos de espionaje. Y, con esta actitud del propio protagonista… ¿Cómo debemos sentirnos nosotros como lectores?

La sensación general es que Ian Fleming empezó a trabajar en la novela y, con el pasar de las páginas, empezó a aburrirse y, viendo todo lo que tenía escrito, decidió acabarla. Donde más se puede apreciar la falta de interés es en los diálogos de los gángsters estadounidenses, que recurren a los clásicos clichés del cine de los años treinta que, incluso en la década de los cincuenta y sesenta, se notan anticuados y poco realistas.

A pesar de todo, Diamantes para la eternidad, tiene escenas que funcionan como la del tren en el tramo final de la novela y Tiffany, la chica Bond de turno. A pesar de que Fleming no escribe mujeres muy diferentes entre ellas, por ejemplo Tracy tiene un actitud muy parecida a Mary Goodnight, en el caso de Tiffany sobresale por su personalidad dura y tridimensional, tal y como vemos en la escena del bote al final del libro.

Pero, a grandes rasgos, es muy poco lo que mantiene enganchado al lector.

13. El espía que me amó

El espía que me amó
El espía que me amó

Podríamos decir que El espía que me amó es un experimento fallido. Fleming intentó escribir una historia vista desde la perspectiva de los personajes que rodean a James Bond. En este caso más de la mitad del libro nos cuenta la historia de vida de Vivian Michelle, que se puede resumir en un pésimo historial con hombres y una vida horrible que la ha llevado a trabajar en un motel. Entonces aparecerán unos gángsters con algo relacionado con una estafa del seguro y es en ese momento dónde aparece la acción.

El problema más grande que tiene la novela es que una buena parte de ella habla sobre Vivian y su vida, una vida tan simple y doméstica que pierde interés conforme avanza el relato. La espera del momento en que se revela que todos los hombres con los que ha estado forman parte de algún tipo de organización o son agentes secretos o van a volver a por ella al motel no llega nunca y deja a Vivian como a una simple chica que ha tenido una vida difícil. Desde el punto de vista de Fleming podía ser interesante el ver el contraste entre la personalidad de Bond con el carácter doméstico de Vivian pero no consigue escribir bien desde la perspectiva de una mujer.

Gracias al carácter experimental de la novela y a la perspectiva tan radicalmente opuesta a lo que Fleming nos tenía acostumbrados, supera a Diamantes para la eternidad. A pesar de que no funciona es interesante ver a un autor trabajar de manera diferente, ya sea para salir de un bloqueo o para que le sirva de empujón para luego escribir dos de las mejores historias de James Bond.

12. El hombre de la pistola de oro

El hombre de la pistola de oro
El hombre de la pistola de oro

Es duro hablar sobre El hombre de la pistola de oro porque es un trabajo sin acabar y escrito por un hombre que está en el tramo final de su vida, además de infeliz. Así que, por desgracia, no es una sorpresa que este libro no sea uno de sus mejores trabajos. La relación de James Bond y M es algo superficial si tenemos en cuenta los acontecimientos de las novelas anteriores y se hubiera apreciado el tener una visión más introspectiva de Bond de lo que realmente podemos leer.

El antagonista de la novela, demuestra el cansancio de las historias anteriores y mezcla (para dar algo más de juego) un poco de tráfico de drogas, un poco de prostitución y, además, una especie de revolución civil y de disturbios, con un último elemento que es el hombre ruso. Todo esto, deja una sensación vaga y difuminada. Es totalmente injusto el describir el libro como vago, ya que es más un cansancio y, como se ha dicho antes, es totalmente comprensible que toda la novela se sienta cansada porque la estaba escribiendo un hombre moribundo.

A pesar de todo, se puede destarcar que hacia el final de la novela, hay un capítulo en el que se encuentra el villano Scaramanga y Bond en un pantano que es una de los mejores fragmentos de escritura de la larga trayectoria de los libros de James Bond.

En general, la novela es aburrida y, si agregamos el conocimiento de las circunstancias reales en las que fue escrita, simplemente nos deja con una lectura de lo más triste.

11. Vive y deja morir

Vive y deja morir
Vive y deja morir

James Bond y Estados Unidos parece una combinación difícil si hablamos sobre los libros. Cada vez que el Agente 007 visita USA, podemos comprobar una antipatía y amargura al país y su gente por parte de Fleming. También podemos verlo en Diamantes para la eternidad pero este sentimiento nace aquí y podemos ver como siempre representa los lugares como miserables.

Lo curioso de esto es que podemos utilizar como una especie de visión del mundo por parte de Fleming, que rodea todo lo que relaciona a los Estados Unidos desde la perspectiva de Gran Bretaña en el mundo y en relación a otros países y culturas y esto puede ser interesante a nivel informativo sobre la situación del momento e, incluso, divertido para ver los diferentes puntos de vista del mundo. Pero, en el peor de los casos y es lo que sucede en el libro, también puede verse como un viejo quejándose de los tiempos modernos y de que las cosas no es lo que eran antes.

Por otro lado, el Sr. Big es un gran villano y, dejando de lado su malvado plan y el oro de los piratas, tiene buenos momentos. Además, la relación de Bond y Felix se fortalece, creando en Felix un gran aliado para futuras historias.

Así que, a pesar de todos argumentos antiamericanos que aparecen, tenemos muchos elementos con los que disfrutar de la novela, pero todavía está lejos de ser una lectura imprescindible.

10. Operación Trueno

Operación Trueno
Operación Trueno

Teniendo en cuenta todos los problemas legales que tuvo la historia de Operación Trueno podríamos esperar que tuviera algo realmente especial. Pero nada más lejos de la realidad, la historia que nos presenta Fleming, que la escribió después de estar desarrollando una serie de películas con Kevin McClory y Jack Whitingham que no llegó a buen puerto. Y se siente como una mezcla de ideas de diferentes personas y puestas en el libro, y de aquí que nacieran toda la pelea legal que duraría años.

Pero, sin todo esto, todavía hay muchas cosas con las que disfrutar de Operación Trueno, como la relación de Bond y Felix, con algunas bromas especialmente buenas, también es destacable la acción submarina, que funciona muchísimo mejor en la imaginación del lector que en la película.

El problema de este libro es que esta a mitad de camino de una historia de Bond y una película. Además, se lanzó justo después de las historias cortas de Solo para tus ojos y antes de El espía que me amó, lo que hace evidente un cansancio y falta de ideas de Fleming y escribió una historia que incorporan ideas de otras personas y apenas es reconocible como una novela 100% Bond, y especialmente se puede ver si leemos las novelas en secuencia de escritura.

Si dejamos de lado todo esto y las posibles altas expectativas, es una novela disfrutable a pesar de no ser una de las mejores.

9. Octopussy

Octopussy
Octopussy

Ahora es el momento en el que se pone difícil el seleccionar las obras. Y, en esta posición está Octopussy como conjunto de cuentos, incluyendo 007 en Nueva York y Propiedad de una dama y, como sucede en Solo para tus ojos es una recopilación mixta. Se podrían clasificar las historias de Octupussy, haciendo un ranking dentro de otro y quedaría así:

  1. Octopussy
  2. Alta tensión
  3. Propiedad de una dama
  4. 007 en Nueva York

Octupussy no es una historia Bond al uso, parece más una reflexión de Fleming sobre su vida y lo plasma en el personaje de Dexter Smythe, un hombre viejo y enfermo que vive en Jamaica. Alta tensión es una historia más clásica de James Bond, con buena acción, dosis de espionaje y momentos emocionantes y de suspense. La propiedad de una dama es un relato que, a pesar de su longitud, es aburrido y 007 en Nueva York no es recomendable a no ser que busques comer un buen revuelto de huevos en Nueva York.

8. Goldfinger

Goldfinger
Goldfinger

Parecido a Operación Trueno, Goldfinger tiene la pinta de ser otro de esos libros para completar la colección. Ambas historias tienen muchas cosas disfrutables pero ambos libros pueden definirse como uno más dentro de las novelas de Fleming. Por suerte, para Goldfinger, es uno de los mejores villanos a pesar de que es extraño que, el propio villano, contrate a Bond para ser su asistente personal, algo que se convierte en algo recurrente en la serie de libros y es algo bastante inexplicable cuando empiezas a leer los libros.

Galore es un personaje genial, Fleming se desenvuelve mejor escribiendo mujeres duras en vez de damiselas en apuros que normalmente es lo que vemos en el cine. Y, se puede decir, que en este caso la película es mejor que el libro y ésta mejora en casi todos los aspectos las situaciones de la novela. Pero el libro es el libro y es una lectura divertida y despreocupada.

7. Solo para sus ojos

Solo para sus ojos
Solo para sus ojos

Y aquí la segunda colección de historias cortas de James Bond, que también es una recopilación mixta en cuanto a calidad.

La rareza de Hildebrand es la mejor historia del conjunto de relatos. A pesar de no ser un cuento de espionaje propiamente dicho y es una historia extraña en el que Bond es relevante al acabar la lectura y el final es sorprendente y maravilloso en el que todos los geniales secundarios gozan de importancia.

En la mira de los asesinos es una bonita e ingeniosa historia de espías por derecho propio. Se puede ver que es, específicamente, una mini misión como estaba concebida, igual que otras historias de esta recopilación, para una serie de televisión en la que Fleming estaba trabajando. A pesar de que la serie de James Bond para la televisión nunca sucedió escribió cuatro capítulos para la potencial serie y, como no llegó a buen puerto el proyecto, los adaptó a relato. Y, leyéndolos, realmente puedes imaginártelos en capítulos de 40 o 50 minutos.

El siguiente en compartir esta idea de misión de capítulo de TV es Rísico. Y también es facil de imaginar en la parrilla de televisión de los años 50. Es otra pequeña narración con personajes divertidos y los giros de guión son interesantes y funcionan a la perfección.

Por desgracia, no se puede hablar tan bien de Quantum of Solace (Cantidad de consuelo), que es la historia más floja de todas. Es otro experimento fallido de Fleming de contar algo diferente y, en esta historia, Bond cuenta una anécdota que ha escuchado sobre una pareja casada y da unas pequeñas dosis de moral. El relato parece sacado de algún cotilleo que el propio Fleming escuchó y quiso plasmarlo en un relato y el título lo tenía y le gustaba como sonaba y decidió ponerlo.

6. Casino Royale

Casino Royale
Casino Royale

Casino Royale es a menudo la historia más querida de James Bond y es la que más identidad propia tiene respecto al resto de obras de 007. Es un relato contenido, algo bastante sorprendente viniendo de Ian Fleming y, como el propio escritor admitió: de escritura casual y ligera. Simplemente, la historia funciona a la perfección y, además, es uno de los libros más cortos de la serie.

A pesar de la brevedad, el trabajo de los personajes es muy bueno y asienta las bases del carácter de James Bond, contando que va evolucionando con el avanzar en la serie. Hace patente la actitud de Bond respecto a las mujeres y esto hace que Vesper, le haga cuestionarse sus propios prejuicios con el pasar de las páginas. Hay momentos casi filosóficos en el que se discute sobre el bien y el mal, lo que nos sirve para aprender sobre el punto de vista de Bond sobre la vida y el mundo que le rodea.

Es un principio brillante para la colección y un tono similar a Dr. No, en el que se establece un buen elenco de personajes y buenas ideas, que se irán evolucionando durante toda la serie. Es una gran novela por derecho propio y, si muchas de las siguientes son mejores, es porque se sustentaron sobre los buenos cimientos de Casino Royale, por eso no se desmerece el trabajo que hizo Ian Fleming en esta novela.

Es una lectura obligatoria para cualquier fan de James Bond.

5. Solo se vive dos veces

Solo se vive dos veces
Solo se vive dos veces

A pesar de que esta novela no es la más querida por el público en general, goza de una calidad mucho más alta que las anteriormente nombradas, también gracias a la trayectoria del personaje en las anteriores novelas. En este libro, James Bond va más lejos de lo que nunca antes había ido y, estando en Japón, una cultura tan diferente y ajena a todo lo demás, también tiene que cargar con el peso con la melancolía y las emociones autodestructivas a causa de los hechos de la novela anterior. Y todo esto lo conocemos a través de conversaciones exquisitas con nuevos personajes que se cruzarán en su camino.

Además hay que destacar el papel de los dos villanos, Ernst Stravo Bloferd y su mujer Irma Bunt. Ellos son una pareja transtornada que han puesto y pondrán a Bond en más de un apuro, habiendo entre ellos un vínculo que hará que 007 tenga un motivo para seguir adelante en su misión en Japón.

Por si fuera poco, Fleming escribe un magnífico relato en el que Bond hará su camino a través de un jardín de villanos que eleva la acción y el deleite del lector.

Solo se vive dos veces es el principio del nivel más alto de las historias de James Bond y, la verdad, todas a partir de aquí, son muy intercambiables, ya que son cinco grandes historias.

4. Desde Rusia con amor

Desde Rusia con amor
Desde Rusia con amor

Esta novela es absolutamente fantástica. Es un verdadero reflejo de un Fleming inspirado y que escribe con una gran dosis de calidad.

En un tercio del libro no aparece James Bond y vamos conociendo los entresijos de la historia de fondo y, una de las cosas más interesantes, los planes de los villanos que se unen para acabar con Bond. Parece que Fleming se la juega demasiado enseñándonos exactamente el plan y, además, tenemos una sensación de regocijo por parte del escritor al mostrar lo enmarañado y bien planeado que está todo. Todo esto es de fácil lectura y es una decisión valiente, el mostrar todas las cartas de lo que va a suceder y conseguir que el lector no deje el libro. Funciona de maravilla y crea un suspense alrededor de Bond que es muy exclusivo de esta novela. Todo esta bien ejecutado y presenta al personaje en plena forma.

Si hay que recomendar una o dos historias de James Bond, ésta sin duda es una de ellas.

3. Al servicio secreto de su Majestad

Al servicio secreto de su Majestad
Al servicio secreto de su Majestad

Esta novela fue escrita por Fleming después de un periodo de fatiga y viene precedido por algunos libros menos apasionantes de la serie de James Bond como, por ejemplo, El espía que me amó. Al servicio secreto de su Majestad era justo lo que Fleming necesitaba para salir de la fatiga y lo consiguió con esta obra maestra, siendo, en términos de escritura, el mejor de todos.

Realmente esta novela no está la primera de la lista porque las siguientes consiguen pulsar los botones exactos para sentir que tienen que estar más arriba que Al servicio secreto de su Majestad. Pero a nivel literario, sin duda, es la mejor y la que debería ser recordada.

La estructura de novela esta muy bien entramada y, de vez en cuando, Fleming se va del género Pulp al que nos tiene acostumbrados y tira por momentos más profundos, todo muy orgánico y con mucho sentido. Los personajes están en sintonía con la historia y con sus personalidades.

En definitiva, una delicia de lectura y más sabiendo que tiene una gran repercusión en la siguiente novela: Solo se vive dos veces.

2. Dr. No

Dr. No Póster
Dr. No

¿Por qué Dr. No está en segunda posición? Pues simplemente porque es la “predecesora” de las películas de James Bond que todos conocemos. Es la que tiene un tono más similar a las mejores películas de 007. Tiene un villano exagerado, con un escondite espectacular y un plan loco. La trama es intrigante y la personalidad de Bond es más divertido, sobre todo en el momento en el que se convierte en Whittier, sabio y un poco más mordaz, aunque sin perder la seriedad y su propia personalidad. Pero se agradece este giro despreocupado y ocasional.

A parte de todo esto, la trama esta muy bien construida y Honey Child Rider es una de las mejores chicas Bond de toda la serie. Se siente como el prototipo definitivo de Fleming de una femme fatale, aunque en algunos momentos se ponga en plan princesa Disney con algún animal…

Y sí, hay momentos “tontos” como el momento del médico y la prueba física y, sobre todo, la bestia gigante marina con la que se enfrenta. Y es tan divertido cuando Fleming se pone fantástico que, aunque no llegue tan lejos como las películas, hacen de la novela y de estos momentos algo grande y diferenciador del resto de relatos y del trabajo de Fleming en general. Y, precisamente esto es lo mejor de la novela (y casualmente lo que se verá más en las películas).

1. Moonraker

Moonraker
Moonraker

Moonraker es el equilibrio perfecto de todo lo bueno de la escritura de Ian Fleming. Aquí muestra los elementos necesarios e imprescindibles y además lo hace de manera excepcional en cada uno de ellos.

Ésta es la tercera novela de James Bond, pero su manera de escribirla es excelente y de una forma entretenida. La versión de Bond que aquí aparece es una de las mejores, una personalidad real y una auténtica continuación del hombre y del argumento presentado en Casino Royale, con gustos exquisitos y con una agente femenina a su lado la mayoría del relato.
De aquí es difícil quedarse con un único capítulo, hay muchas cosas buenas, como la relación de Bond y M en los primeros compases y la escena de juego en Inglaterra. También es destacable el villano, Hugo Drax, toda su historia de fondo y el plan que tiene en mente lo hacen un personaje tridimensional. La historia va entrelazando a los protagonistas y lo hace de una manera fantástica y, muy posiblemente, la mejor que ha escrito Fleming.
A pesar de que en algunos libros se nota que, cuando llegas al final, se han cumplido la cuota de palabras para poder acabar la lectura con un final enérgico, pero en muchas ocasiones se sienten bastante abruptos, en el caso de Moonraker la tensión se palpa hasta los últimos capítulos. Son emocionantes y en el que te dejan en un continuo suspense que te obligan a acabar la última parte del libro de una única lectura.


Si uno no puede o no quiere leerse toda la serie de Bond, a priori, las más recomendables son Moonraker, Dr. No o Desde Rusia con amor. Si para el lector, cualquiera es buena para iniciarse en el mundo 007, lo más recomendable es empezar por Casino Royale y continuar leyendo en order de publicación.

Lo mejor de leerlo en orden de aparción es que se pueden ir viendo reflejos de la personalidad de Fleming. Se sabe que el proceso de escritura no fue el más exhaustivo en relación a otros escritores y, precisamente, podría considerarse una de las mayores fortalezas de la serie.

Y gracias a esto fue creando un el reflejo en el que podría considerarse que Fleming es Bond y Bond es Fleming.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *